ISSTH Capítulo 1: El erudito Meng Hao

ISSTH-menghao1

 

Anterior     Indice     Siguiente

Capítulo 1: El erudito* Meng Hao

*(ver notas al final)

El Estado de Zhao era una nación muy pequeña*. Y al igual que las demás naciones pequeñas en el continente de Nanshan, su gente admiraban a la Gran Nación Tang* en las tierras del este, y admiraban la nación de Chang’an*. No sólo su rey sentía esta admiración, todos los eruditos en el Estado de Zhao también la sentían. Ellos Podían verlo, casi como si se encontraran en la cima de la Torre de Tang en la ciudad capital, oh tan lejos.

Este abril no estaba ni extremadamente frío ni abrazadoramente caliente. Vientos suaves acarician la tierra, pasan por los estrechos Qiang Di en el desierto del norte, soplando sobre las tierras de la Gran Tang. Bajo el cielo crepuscular, levantan el polvo asemejando a la bruma, luego arremolinando, doblando, llegan al monte Daqing en el Estado de Zhao. Entonces caen sobre un joven que estaba sentado en la cima de la montaña.

Era un hombre joven y delgado, sosteniendo una botella de calabaza* y vistiendo una bata limpia de erudito de color azul. Parecía tener unos dieciséis o diecisiete años. No era alto, y su piel algo oscura, pero sus ojos brillantes destellaban con inteligencia. Y, sin embargo, toda su inteligencia parecía estar oculta por el ceño fruncido en su rostro. Parecía perdido.

 [Tln: bottle Gourd lit. “Botella de calabaza” tambien conocido como botijo de pastor, de ahora adelante solo utilizaré “botella” si lo prefieren de otra forma, dejen un mensaje]

“Fallé de nuevo…” Suspiró. Su nombre era Meng Hao*, un estudiante promedio del condado de Yunjie, que se encontraba al pie de la montaña. Hace años, sus padres desaparecieron, y no dejaron mucho tras sí, en términos de activos. La educación era costosa, por lo que se encontraba casi completamente quebrado.

“He tomado los exámenes imperiales tres años consecutivos. En todo ese tiempo, leí libros escritos por los sabios hasta querer vomitar. Tal vez ese no es el camino para mí después de todo.” Lleno de auto-desprecio, bajó la mirada hacia la botella, sus ojos sombríos.

“Mi sueño de convertirme en un funcionario y hacerme rico sigue alejándose más y más. También podría olvidarme de intentar llegar a la Gran Tang… que inútil es ser un estudiante.” Se rio con amargura. Sentado allí, en la cima de la montaña en silencio, contemplando la botella su mano, parecía cada vez más perdido. Comenzó a sentir miedo. ¿Qué iba a hacer en el futuro? ¿A dónde iría?

Tal vez un alto funcionario de la tomaría un interés en él, o una hermosa doncella. O  ¿acaso continuaría tomando los exámenes, año tras año?

No hubo respuestas a las preguntas. No era más que un adolescente, y esta sensación de estar perdido lo había devorado como una invisible boca gigante. Realmente sentía miedo.

“Incluso los profesores de la ciudad sólo pueden ganar algunas piezas de plata. Eso es peor que la carpintería del tío Wang. Si me hubiera dado cuenta antes, podría haber aprendido algunos conocimientos de carpintería de él. Al menos, no estaría muriendo de hambre como estoy ahora.” se quedó en silencio durante un tiempo.

“No me queda mucha comida o dinero en casa. Le debo a Steward Zhou tres piezas de plata. ¿Qué voy a hacer?” levantó la cabeza y miró hacia el cielo, azul y grande. Era tan grande que no se podía ver su final. Muy similar a la forma en que él no podía ver su futuro.

Después de un tiempo, Meng Hao sacudió la cabeza y sacó un trozo de papel de su bata. La leyó con cuidado, lo colocó en la botella de calabaza, luego se levantó y tiró la calabaza por la montaña.

En la parte inferior de la montaña corría un ancho río que nunca se congelaba durante el invierno, y se decía que fluía todo el camino hasta la Gran Tang.

Meng Hao se quedó en la cima de la montaña mirando la botella de calabaza flotar lejos y más lejos río abajo. Mirando fijamente, sin parpadear. Por un momento, parecía haber vislumbrado su madre, y la felicidad de su infancia. La botella se cargaba sus sueños, sus deseos y sus esperanzas para el futuro. Tal vez un día alguien la recogería, la abriría y leería la nota.

“Sin importar lo que haga, ya sea estudiar o trabajar, voy a seguir viviendo” Este era su personalidad: inteligente y decidida. Si no fuera así, no habría sido capaz de sobrevivir después de que sus padres se fueron.

Levantó la cabeza hacia el cielo, la mirada obstinada en sus ojos se hacía cada vez más profunda. Estaba a punto de bajar la montaña.

En ese preciso momento, escuchó una voz débil procedente de un acantilado cercano. El sonido parecía ser arrastrado por el viento. Mientras pasaba por los oídos de Meng Hao, era casi demasiado débil para ser notado.

“Ayuda, ayuda…”

Meng Hao se detuvo por un momento, sorprendido, y luego escuchó con atención. Mientras se concentraba, el sonido de la voz pidiendo ayuda se hizo más fuerte.

“Ayuda…”

Dio unos pasos hacia adelante hasta que casi había alcanzado el borde del acantilado. Cuando se asomó por el borde, vio a una persona, su cuerpo se sobresalía de una grieta a mitad del acantilado. Pálido con el rostro lleno de miedo y desesperación, clamaba por ayuda.

“tu… tu eres Meng Hao, ¿cierto? Ayuda, erudito Meng ¡Ayúdame! “Era un adolescente. Tan pronto como vio a Meng Hao, mostro sorpresa y felicidad, al encontrar esperanza de forma repentina en una situación desesperada.

“¿Wang Youcai?*” Los ojos de Meng Hao se agrandaron mientras miraba al joven. Él era el hijo del tío Wang, quien era el dueño de la carpintería en la ciudad. “¿Cómo acabaste aquí?”

Meng Hao miro hacia la grieta. El acantilado en sí era bastante empinado, y parecía imposible descender escalando. El menor descuido enviaría el escalador en caída hacia el río.

Teniendo en cuenta lo rápido que corría el río, si se caía en él, las posibilidades de morir eran aproximadamente de el noventa por ciento.

“No soy solo yo, también hay otras personas de pueblos cercanos,” Wang Youcai dijo apresurado. “estamos todos atrapados aquí. Hermano Meng, no charlemos, por favor, sólo ayúdanos a salir.” Tal vez había estado colgando fuera de la grieta durante demasiado tiempo. Sus manos agarraron en el aire, y si no fuera por sus compatriotas, quienes lo agarraron por la camisa, se habría resbalado y caído por el acantilado. Su rostro palideció de miedo.

Meng Hao se dio cuenta del peligro. Pero hoy había subido a la montaña solo, y no tenía ninguna cuerda. ¿Cómo iba a salvar a nadie? En ese momento, se dio la vuelta y se dio cuenta de que la ladera de la montaña estaba cubierta de enredaderas de rattan*.

Tan frágil como era el, le tomó dos horas encontrar una vid de rattan que fuera lo suficientemente largo. Respirando con dificultad, arrastró el ratán al acantilado. Llamando en voz alta el nombre de Wang, se inclinó y bajó la enredadera ratán por el acantilado.

“Todavía no me has dicho cómo ha llegado hasta ahí abajo”, Meng Hao dijo mientras bajaba la vid.

“volando!” No fue Wang Youcai quien pronuncio las palabras, sino otro joven que asomo su cuerpo fuera de la grieta junto a él. Este chico parecía decidido e inteligente, y hablaba con voz fuerte.

“¡Pura mierda! ¿Tú puedes volar?” se burló Meng Hao, subiendo la vid de ratán un poco. “Si puedes volar hasta allí abajo, entonces ¿por qué no vuelas una de regreso?”

“No escuches sus incoherencias”, dijo Wang Youcai, claramente preocupado de que Meng Hao no continuara bajando la vid de rattan. “Fuimos capturados por una mujer voladora. Dijo que nos llevaría a alguna secta para ser siervos”.

“¿Más mierda?”, Dijo Meng Hao con desdén. “Solamente los inmortales de las leyendas pueden hacer eso. ¿Quién creería en eso?” En los libros que había leído, había historias de personas que se habían enriquecido luego de encontrarse con inmortales, pero todo era mentira.

Tan pronto el ratán llegó a la grieta, Wang la atrapó. Pero entonces, Meng Hao repente sintió un viento frío en la espalda. De acuerdo a la temperatura a su alrededor, parecía que había regresado de invierno. Se estremeció. Poco a poco se volvió para mirar hacia atrás, y luego gritó y dio un paso adelante en el vacío, comenzando a caer por el precipicio.

Había visto a una mujer en un traje de plata largo y de cara pálida, de pie allí, mirándolo. Era imposible deducir su edad. Era muy hermosa, pero irradiaba una frialdad que le hacía a uno sentir como si ella se acabara de arrastrar fuera de la tumba.

“A veces, cuando uno se encuentra ciertas cosas con ciertas cualidades, solo es el destino”.

Cuando la voz llego a sus oídos, la percibió como si huesos rozándose entre sí. Esta mujer parecía poseer algún tipo de poder extraño, y cuando Meng Hao la miraba a los ojos, todo su cuerpo se sentía fría como el hielo, como si pudiera ver a través de él. Como si no pudiera ocultarle algo a  ella.

Sus palabras aun flotando a través del aire, sacudió su ancha manga***, y de repente, una ráfaga de viento verdoso recogió a Meng Hao. Descendió volando por el acantilado junto a ella. Su mente se quedó en blanco.

Cuando llegaron a la grieta, la mujer agitó su mano y lo arrojó dentro. En cuanto a ella, dejó de moverse, al igual que el viento verdoso. Wang y sus tres amigos se escurrían retrocediendo asustados.

La mujer se quedó allí, sin decir una palabra. Levantó la cabeza y miró a la vid de ratán.

Meng Hao estaba tan nervioso que había empezado a temblar. Se puso de pie, mirando a su alrededor rápidamente. La grieta no era amplia, y de hecho era bastante estrecha. Incluso con sólo unas pocas personas en el interior, no había mucho espacio.

Sus ojos se fijaron en Wang y los otros dos jóvenes. Uno de ellos era ingenioso; el otro estaba limpio y rechoncho. Los dos se estremecían, parecía como si en cualquier momento fueran a llorar del miedo.

“Me faltaba una persona”, dijo la mujer de rostro pálido. Ahora miraba a Meng Hao en lugar del ratán. “Te voy a poner en con ellos.”

“¿Quién es usted?”, Preguntó Meng Hao, ocultando su miedo. Él era una persona educada y tenía una fuerte personalidad. A pesar de tener miedo, se dominó y no entró en pánico.

La mujer no dijo nada. Levantó la mano derecha y la agitó, y el viento verde apareció de nuevo. Levantando a todos los jóvenes, volaron fuera de la cueva junto con la mujer, salieron disparados hacia el cielo desapareciendo. Quedando solo el monte Daqing. Allí de pie, erguido y alto, fundiéndose en la oscuridad del crepúsculo.

La sangre abandonó el rostro de Meng Hao. Se vio en medio del viento verde, cruzando el cielo. Mientras volaba por encima del suelo, el viento le soplaba en la boca haciendo imposible respirar. Una palabra apareció en su cabeza.

“¿Inmortales?” Contuvo la respiración por la cantidad de tiempo que normalmente tomaría respirar diez veces, hasta que no pudo aguantar más. Luego perdió el conocimiento.

Cuando abrió los ojos, se encontró con que habían aterrizado en una plataforma empedrada con piedra verde, a la mitad de una montaña. Más montañas ondulantes los rodeaban. Nubes y niebla flotaban alrededor; esto definitivamente no era el mundo de los mortales. Los hermosos picos de las montañas circundantes parecían muy extraños.

Wang y los otros jóvenes se despertaron, asustados y temblando. Se quedaron a espaldas de la mujer.

De pie delante de ella había dos Cultivadores vistiendo largas túnicas verdes. Parecían estar en sus veinte. Tenían ojos hundidos, con pupilas verdes que inspiraban temor.

“Excelente trabajo, hermana mayor Xu,” dijo uno de los hombres, con tono adulador. “Encontraste cuatro bebés jóvenes con talento.”

“Llévenlos a los cuartos de la servidumbre”, dijo la mujer, su rostro frío, sin siquiera mirar a Meng Hao y los otros. Repentinamente todo su cuerpo se transformó, convirtiéndose en un arco iris y luego desapareció en las montañas.

Para entonces, Meng Hao había recuperado la compostura. Entumecido, mirando fijamente el lugar donde la mujer había desaparecido. Una expresión apareció en su rostro que no había aparecido  durante dieciséis años. Su sangre hirvió.

“¿Sirvientes?”, Pensó. “Si el trabajo es para Inmortales, el pago debe ser bueno.” Ahora que sabía que no querían matarlos, dio un paso hacia adelante.

“La hermana Xu ha alcanzado el séptimo nivel de condensación de Qi”, se lamentó el segundo de los cultivadores. “El Sacerdote de la secta le otorgó un estandarte de viento, lo que significa que puede volar a pesar de no estar en la fase de [establecimiento de la base].” Miró hacia abajo de forma arrogante a Meng Hao y los otros.

“tú y tú”, dijo apuntando a Wang y a él joven inteligente. “Síganme a los cuartos de sirvientes del sur ‘.”

“¿Qué es este lugar?”, Preguntó Wang, su voz y cuerpo temblando desde que el inmortal le señaló.

“La Secta Apoyo”*

Anterior     Indice     Siguiente



  • Erudito. El termino en inglés es “Scholar” y lo he visto traducido como “escolar”, pero esta traducción no refleja (en mi subjetivo parecer) la verdadera naturaleza de lo que es un “scholar” quienes eran estudiosos del confucianismo, la caligrafía, y otras artes, versados en diferentes temas (de allí lo de erudito) quienes se presentaban a un examen estatal con el fin de ser contratados y convertirse en oficiales civiles (burócratas) del estado. los portugueses se inventaron el término “mandarín” para referirse a estos oficiales.
  • El estado de Zhao obtiene su nombre del histórico Estado de Zhao
  • la Gran Tang obtiene su nombre la  Dinastía Tang
  • Chang’an obtiene su nombre de la antigua ciudad China Chang’an
  • Bottle Gourd Lit: “Calabaza botella”, lo remplazare por “botella” si quiere más información. aquí pueden encontrar fotos y un interesante articulo
  • El nombre de Meng Hao en Chino es 孟浩 (mèng hào) – Meng es el apellido o nombre familiar. Hao significa “gran” o “mucho”
  • El nombre de Wang Youcai en Chino 王有才 (wáng yǒu cái) – Wang es un apellido o nombre familiar común. Youcai significa “tener talento o habilidad”
  • La enredadera de Rattan (o ratán en español)  es una especie de liana típica de bosques. puedes tener más información aquí
  • Secta Apoyo: Originalmente “The Reliance Sect” Reliance: Confiable, confiado, Dependencia, de confianza, Apoyo. Finalmente escogí Apoyo por que tiene más sentido, eventualmente entenderán por qué.
Anuncios

Un pensamiento en “ISSTH Capítulo 1: El erudito Meng Hao

  1. Pingback: Deberé Sellar Los Cielos – ImmortalRyu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s