ISSTH Capítulo 14: Amenazas

Anterior     Indice     Siguiente

Capítulo 14: Amenazas

Luego de escuchar esto, el cuerpo de Cao Yang se tornó rígido, no sólo él, todo el mundo retrocedió, mirando a Meng Hao con temor.

“Comprar… ¿comprar un poco más?”, Dijo Cao Yang, temblando, con la voz débil. Si no fuera porque Meng Hao lo sostenía, habría tambaleado.

“Una píldora, una Piedra Espiritual”, dijo Meng Hao afablemente, sacó varias píldoras anticoagulantes de su bolsa de contención. “Soy honesto con todos los clientes, Hermano, puede estar tranquilo, no voy a sacar ventaja de su infortunio para elevar los precios, pregúntele a cualquiera de los hermanos en las cercanías, la reputación de la Tienda taller de píldora es bastante buena”

Al observar todas las pastillas, la cara de Cao Yang palideció, luego miró a la expresión amable en el rostro de Meng Hao y sintió escalofríos. Con el corazón tembloroso, apretó los dientes.

“Hermano, usted realmente puede diferenciar lo bueno y lo malo, estos son productos genuinos del taller de fabricación de píldoras.” Mientras hablaba, produjo unas píldoras de coagulación sanguínea y se las mostró.

Cao Yang inicialmente miró a las píldoras medicinales, luego miró con amargura a la bolsa de contención de Meng Hao, miró nuevamente la cara de Meng Hao y la notó llena de aprecio y preocupación.

Cao Yang no era tonto, y comprendió las intenciones de Meng Hao, su corazón sangraba, pero en este momento, su vida era lo más importante, y no tenía otras opciones. Sacó más Piedras Espirituales de su bolsa de contención y de mala gana se las entregó.

Meng Hao las recibió con una sonrisa, a continuación, colocó, una por una, las píldoras medicinales en la mano de Cao Yang, en un corto período de tiempo, las piedras espirituales en la bolsa de contención de Cao Yang habían sido sustituidas por un montón de píldoras medicinales.

El corazón de Cao Yang sangró aún más. Con apariencia adolorida, empezó a temblar.

Entonces vio que Meng Hao aún tenía cinco píldoras en la mano, y una mirada de shock y desesperación colmó su rostro.

“Las otras píldoras deberían ser suficientes para ayudarle a recuperarse, estas otras cinco son para después de eso, para ayudarle a mantener su salud.” Habló con consideración mientras contemplaba a Cao Yang.

“No me queda ninguna Piedra Espiritual, realmente no me quedan”, dijo Cao Yang, mirando a Meng Hao, a punto de llorar.

Meng Hao dijo nada, con apariencia amigable como siempre, Cao Yang sintió un hormigueo el cuero cabelludo. Apretando los dientes y haciendo caso omiso de su propia angustia, sacó algunos objetos mágicos, incluyendo espadas voladoras, varas mágicas, píldoras de Condensación espiritual y similares.

“No tengo Piedras Espirituales, sólo estas cosas”, dijo con desesperación.

“Los objetos mágicos también son aceptables”, dijo Meng Hao, los recibió y los metió en su bolsa de Contención

Momentos después, Cao Yang, llevando su cargamento  de píldoras medicinales, se alejó cojeando, con el apoyo de los brazos de algunos condiscípulos.

Meng Hao palmeó la bolsa de contención con satisfacción, solo era la mañana, y ya había agotado su inventario, decidió que lo mejor era retirarse mientras aún llevaba ventaja, por lo que recogió su estandarte y les dijo a los cultivadores restantes que los vería mañana, las conversaciones empezaron mientras el descendía de la meseta caminando.

Un mes y medio transcurrió en un parpadeo, tiempo en el cual, Meng Hao se había hecho muy famoso entre los discípulos de bajo nivel. Todos sabían acerca de la Tienda taller de píldoras en la meseta.

Aún más comentados era el dueño de la tienda, que parecía un erudito delicado, pero que tenía un temperamento explosivo, según decían los rumores.

Una tarde, Cao Yang salió de su casa, con el rostro pálido, a pesar de su pobre complexión, sus heridas habían cicatrizado. Las píldoras que había comprado a Meng Hao a un precio exorbitante, eran en realidad bastante eficaces en ayudarlo con su recuperación.

Se había escondido en el último medio mes, y hoy era el primer día que había sido capaz de caminar, pareció vacilar al principio, pero finalmente camino por la secta exterior, llegando finalmente a una zona con pocos edificios, se detuvo delante de uno de ellos.

“Cao Yang solicita una audiencia con el Hermano Mayor Lu”, dijo con respeto, de pie afuera y juntando las manos delante de él, en reverencia marcial.

Sentado con las piernas cruzadas en el interior estaba un hombre de unos treinta años de edad, vestido con una túnica verde. No era un hombre guapo, pero tenía una apariencia de arrogancia excesiva, sus ojos se abrieron, y se inclinó hacia Cao Yang como evaluándolo

“¿Qué sucedió?”, preguntó con frialdad.

“Bueno, Hermano Mayor Lu, yo… fui robado hace unos días”, escupió Cao Yang, sintiéndose nervioso. Las demás personas decían que el Hermano Lu era su primo, pero en realidad, no estaban relacionados, el hermano Lu generalmente meditaba en reclusión, y en realidad no se preocupan por Cao Yang en lo absoluto.

Él sabía que Cao Yang venía a buscarlo cada vez que tenía un poco de dificultad.

Al oír sus palabras, el Hermano Mayor Lu parecía algo fastidiado.

“¿Quién fue el que robó?”, preguntó con frialdad.

“Fue un discípulo de la secta exterior, llamado Meng Hao,” respondió Cao Yang.

“¿Meng Hao?” El hermano mayor Lu pensó por un momento.

“Él es un completo ignorante e incompetente”, dijo Cao Yang con odio. “Pero abrió una tienda en la meseta, donde vende ambulantemente píldoras medicinales a los discípulos que se lesionan en combate.”

“¿venta de píldoras medicinales?”, dijo el Hermano Mayor Lu con el ceño fruncido, parpadeó.

“Sí, y ahora es uno de los discípulos más famosos en el nivel bajo, Abre esa tienda y luego obliga a la gente a comprarle, ahora, todo el mundo se queja y se avergüenza de estar asociado con él en los más mínimo, todos lo desprecian, ¡ha despertado la ira de los cielos y de la tierra! le ruego Hermano Lu que administre justicia.” La ira cubría la cara de Cao Yang mientras pensaba en su propia experiencia horrible de aquel día.

En realidad, al Hermano Mayor Lu no le importaba en lo absoluto las cosas que Cao Yang acababa de decir, y sin embargo, sus ojos brillaban.

“Mi base de cultivo ha alcanzado este nivel debido a todos los discípulos de bajo nivel a los que robé, ¿cómo es que en todos mis años en la Secta Apoyo, nunca pensé en abrir una venta ambulante de píldoras medicinales…?” Suspiró y se golpeó el muslo.

Al oír el ruido adentro, Cao Yang se quedó mirando a la casa confundido, no está seguro de lo que significaba, y no se atrevía a preguntar, momentos después, el Hermano Mayor Lu lo despidió, sin ninguna garantía de que lo ayudaría en su búsqueda de venganza.

Al despuntar el alba, la mañana siguiente, Meng Hao se dirigió hacia la meseta, llevando su bandera, se encontraba de buen estado de ánimo. Se había acostumbrado a caminar por la ruta de acceso a la meseta, cuando llegó a ella, se sentó en la roca.

Tan pronto como apareció, las caras de los demás Cultivadores en la meseta palidecieron. En el último medio mes, habían sido atormentados por Meng Hao hasta quedar completamente abatidos, pero, si no venían, ¿cómo iban a robarle a otros discípulos? matar fuera de esta área no estaba permitido, por lo que no tenían más remedio que venir, lo que solían hacer era dejar de luchar tan pronto como Meng Hao aparecía.

Pero el espíritu asesino de la gente surgía inevitablemente, las animosidades serían alimentadas, y a pesar de que el negocio de Meng Hao se había ralentizado, todavía obtenía beneficios.

Cabe mencionar que desde que Meng Hao abrió su tienda, había muchas menos muertes, él fue rápido en señalar esto, y se había convertido en una característica clave de su argumento de venta.

Como de costumbre, Meng Hao miró a su alrededor por clientes potenciales. Se dijo a sí mismo que este realmente no era el mejor método, los dueños de tiendas del condado Yunjie siempre tenían asistentes. Mientras la nueva idea aún estaba tomando forma en su mente, vio a un hombre en la distancia, de unos treinta años de edad, con apariencia extremadamente arrogante, y en su mano sostenía un estandarte que se parecía al de Meng Hao, tenía varios caracteres grandes escritos en él.

Tienda Taller de Píldoras Número 2.

Este era Lu Hong, el discípulos número uno en el nivel inferior, su base de cultivo era similar a la de Meng Hao, sólo a un pelo de distancia del tope del tercer nivel. Meng Hao le dio un vistazo y luego no le prestó más atención. Por supuesto siempre habría imitadores en los negocios, aunque Meng Hao no estaba muy satisfecho con el nombre en el estandarte.

Los otros cultivadores de la meseta se miraron por un momento, y luego volvieron a su lucha. Una hora más tarde, Meng Hao vio a dos combatientes. Corrió y plantó su bandera al lado de ellos, al mismo tiempo, Lu Hong corrió y plantó su bandera.

Cuando fueron plantadas las dos banderas, los combatientes goteaban sudor frío, en lo que a ellos respecta, los que estaban allí eran muy poderosos, normalmente, uno sería suficiente para hacerlos sentir incómodos, pero aquí habían dos, de pie allí mirando.

“Hermano, la compra de una píldora medicinal garantizará su seguridad”, dijo Meng Hao a toda prisa.” una Piedra Espíritu por la píldora, trato a todos los clientes de manera justa”

“Compre las píldoras de Lu, que son igual de eficaces,” dijo Lu Hong desde el otro lado, miró a los dos, un destello asesino pareció brevemente en sus ojos.

Los dos combatientes temblaron hasta sus entrañas, habiendo perdido todo deseo de luchar, produjeron Piedras espirituales y las entregaron a Lu Hong, a continuación, salieron corriendo. Meng Hao frunció el ceño, esto era claramente un robo, y si las cosas seguían así, la zona pública pronto estaría vacía, ese no era su deseo.

Por la tarde, el negocio de Meng Hao había disminuido considerablemente, aparte de una orden en la mañana, no vendió nada en lo absoluto, Lu Hong, a quien no le importaba nada lo correcto e incorrecto, obligaba a la gente a comprar, si no compraban, entonces él los atacaba, pronto, la meseta estaba completamente vacía.

Lu Hong bajó la mirada hacia la docena de Piedras espirituales que había adquirido, parecía fresco e indiferente en el exterior, pero por dentro ardía de excitación.

“Esto realmente es un buen negocio, si hubiera pensado en esto antes, no habría sido objeto de burlas por robar a tantos discípulos de nivel inferior. Si sólo ese Meng Hao no estuviera aquí, estoy harto de él.” No había ido a la meseta por Cao Yang, por supuesto, sino para imitar el modelo de negocio de Meng Hao, ahora que había probado un poco, quería tener el monopolio. Dio una mirada asesina  a Meng Hao.

“Voy a practicar unos días más”, pensó, “y luego lo mato.”

Al día siguiente, gracias a la poderosa reputación de Lu Hong como el número uno de los discípulos en el nivel bajo, pocas personas se presentaron en la zona pública, los que se presentaban eran los que no habían estado presentes el día anterior. No tuvieron más remedio que comprar las píldoras medicinales, Meng Hao no estaba dispuesto a hacer negocios como Lu Hong, por lo que no recibió una sola orden.

Cuanto más Lu Hong miraba a Meng Hao, más crecían sus intenciones asesinas, por la tarde del tercer día, cuando Meng Hao estaba haciendo su salida en silencio, oyó la voz arrogante de Lu Hong detrás de él,  todas las pocas personas presentes escucharon.

“Si veo su banner mañana, voy a destruir su base de cultivo.”

Meng Hao se detuvo por un momento, no dijo nada, pero sus ojos se llenaron de energía fría. Se marchó, regresando a la cueva de inmortal.

“Eres el que me copia”, dijo Meng Hao, sus ojos feroces. “Entonces me robaste el negocio, como una tórtola roba el nido de una urraca, ¡luego me dices que vas a destruir mi base Cultivo!” Pensando en la intención asesina en los ojos de Lu Hong, Meng Hao abrió la puerta de piedra de la segunda habitación en la cueva de inmortal, al instante, densa energía espiritual empezó a salir. Meng Hao se sentó con las piernas cruzadas.

Absorbió la energía espiritual acumulada, equivalente a varios meses. A medida que se acercaba el amanecer, abrió sus ojos brillantes, había experimentado un gran avance, ya no estaba a un pelo del tope, estaba en la cima del tercer nivel. Ahora estaba a un paso de la cuarta.

Pero ese paso no era fácil, entre mayor sea la base de cultivo de uno, más difícil era el progreso, especialmente en los niveles quinto y séptimo. Estos niveles eran a menudo cuellos de botella, extremadamente difíciles. Meng Hao frunció el ceño, apretó los dientes, y se obligó a abrir la bolsa de contención y sacar todas las pastillas de Condensación Espiritual que se había ganado recientemente, luego utilizó la capacidad mística del espejo de cobre junto con todas sus valiosas Piedras Espirituales para duplicar aún más píldoras de Condensación Espiritual.

Las píldoras de Condensación Espiritual tenían una utilidad limitada, pero con una gran cantidad, habría algún efecto, cada vez que se utiliza este método, sin embargo, su eficacia se reduce.

“Si no destruyo su base de cultivo primero, destruirá la mía mañana.” Sin vacilar, tiro las pastillas en su boca.

La energía espiritual en su cuerpo era un poco deficiente, de modo que cuando la enorme cantidad de píldoras de Condensación Espiritual se disolvieron, su cuerpo comenzó a temblar, sintió su base de cultivo desbordarse de forma violenta, como una inundación; su mente zumbaba, y su conciencia se desvaneció un poco. Cuando aclaró su mente, sus ojos brillaban, y sin embargo, todavía no había alcanzado el cuarto nivel de condensación de Qi, apretó los dientes, sin otra alternativa, duplicó más píldoras de Condensación Espiritual y se las tragó.

Una vez, dos veces, tres veces. Su mente vibró violentamente, como si estuviera siendo aplastado por olas turbulentas, luego hubo una explosión, y su vista se hizo borrosa.

Grandes cantidades de suciedad brotaron por sus poros, y mientras sucedía, la visión de Meng Hao lentamente se tornó más clara, su cuerpo más limpio. Luego de una hora, sus ojos brillaban deslumbrantes, y él estaba completamente lúcido.

“¡El cuarto nivel de condensación de Qi!” sintió el flujo impetuoso de su base de cultivo,  como un río masivo, a medida que giraba, sonaba como una tempestad rugiente, sorprendente y aterradora.

Su expresión tranquila, sacó cinco espadas voladoras de su bolsa de contención, ganancias del pasado medio mes, eran todos productos del Pabellón del tesoro, con características estándar, y todas lucían exactamente igual.

Había algunos otros objetos mágicos que había adquirido, dejó escapar un profundo suspiro, y luego cerró los ojos y comenzó a meditar, esperando el amanecer.

“Luego de entrar en la secta y comenzar mi práctica de Cultivación, no tuve otra opción… más  que robar a algunas personas para mejorar mi base de cultivo, pero no quiero hacer daño a demasiadas personas. Por lo tanto, se me ocurrió la idea de dirigir un negocio, pero, ahora mi negocio ha sido robado, y me han amenazado con destruir mi base de cultivo… ¡eso es llevar las cosas demasiado lejos!”

Cuando amaneció, Meng Hao abrió los ojos y dejó la cueva de inmortal, tomo un baño, y luego se dirigió directamente hacia la meseta.

Anterior     Indice     Siguiente


Anuncios

3 pensamientos en “ISSTH Capítulo 14: Amenazas

  1. Pingback: ISSTH Capítulo 15: El ataque desicivo | Mundo Xianxia

  2. Pingback: ISSTH Capítulo 15: El ataque desicivo – Immortal Ryu

  3. Pingback: ISSTH Capítulo 13: El varonil Cao Yang – Immortal Ryu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s