ISSTH Libro 1. Capítulo 21: Meng Hao, ¡desvergonzado!

zhgl5yp_zpsneha4hsp

Anterior     Indice     Siguiente

(I Shall Seal The Heavens)

Deberé Sellar los Cielos

Capítulo 21: Meng Hao, ¡desvergonzado!

*(Ver notas al final del capítulo)

La montaña negra no estaba descampada, por el contrario, estaba cubierta con un exuberante bosque con árboles que se extendían hasta el cielo, la razón por la que este lugar era llamado la montaña negra era porque todos los árboles eran completamente negros, y parecían estar llenos de energía demoníaca.

Era completamente diferente de cualquiera de las otras montañas hasta donde alcanzaba la vista.

Al entrar en la montaña, Meng Hao oyó un rugido profundo, y dos bestias demoníacas en el tercer nivel de Condensación de Qi  cargaron hacia él, tenían cuerpo de lobo con largas colas parecidas a serpientes y estaban cubiertas con un fino pelaje. Miraron con odio a Meng Hao

Tan pronto como se acercaron, él se detuvo, entonces levantó el espejo de cobre y lo enfocó sobre ellas, al instante, el ojo derecho de una las bestias demoníacas disparó un chorro de sangre. La bestia dejo escapar un chillido miserable, causándole terror a su compañera.

Los ojos de Meng Hao destellaron, esta vez el espejo había explotado el ojo de la bestia demoníaca, no su trasero, algo similar había ocurrido cuando luchó contra Zhao Wugang. Sin más tiempo para pensar en ello, pasó en medio de las bestias quienes se quitaron de su camino.

En cuanto a los dos cultivadores de quinto nivel, corrían persiguiéndolo enfurecidos. Sus espadas voladoras salieron disparadas, matando al instante a las dos bestias demoníacas, sin siquiera detenerse a recoger los Núcleos Demoníacos. Sus cuerpos parecían convertirse en arco iris mientras corrían tras Meng Hao.

“¡Esta es una montaña demoníaca, he oído que un Rey Demonio vive en la cima, Meng Hao, huir hacia este lugar es simplemente una manera de buscar tu propia muerte!”

“No hay necesidad de huir, vuelve y podemos hablar las cosas, tal vez hacer un intercambio” Los dos cultivadores lo llamaban mientras lo perseguían, sus voces aparentaban sinceridad, pero sus corazones estaban llenos de intención asesina.

Meng Hao no miró hacia atrás, ni respondió a sus llamadas, en su lugar, incrementó su velocidad en dirección a la cima de la montaña. En poco tiempo, se encontró con un grupo de siete u ocho bestias demoníacas, la mayoría de ellas parecían estar en el tercer nivel de Condensación de Qi, luego de intimidarlas con el espejo de cobre, continuó su escape.

Por supuesto, los dos cultivadores de quinto nivel, no tenían esa opción, por lo que tuvieron que abrirse camino a punta de matanza. Luego, cubiertos de sangre demoníaca, continuaron en su persecución, estaban comenzando a cansase, durante la batalla, habían usado aún más píldoras medicinales, pero como dice el refrán, “si viaja sobre un tigre, es  difícil bajarse”. Apretando los dientes, continuaron su persecución.

“Aun me persiguen…” Meng Hao, su rostro sombrío, ya había alcanzado el punto más lejano al que había viajado en el monte negro, si se adentrara, sería difícil evitar las bestias demoníacas del quinto nivel de Condensación de Qi. Una mirada apareció en su rostro, y con la mandíbula apretada, procedió adelante hacia la cima de la montaña.

Después de que pasó el tiempo suficiente para que se queme la mitad de una varilla de incienso, resonó repentinamente un rugido grave, que parecía cubrir la mitad de la montaña. Como un viento oscuro, un gigante lobo multicolor se acercó a él, aullando, El lobo tenía piernas de seis metros de largo, y los ojos de un vibrante color rojo que brillaban con intención asesina. Un opresor Qi del quinto nivel de Condensación Espiritual emanaba de él

[NT. La mayoría de las varillas de incienso se consumen entre 20 y 30 minutos, dependiendo del tamaño y el grosor]

Si hubiera estado solo, no habría sido mucho, pero detrás de él, lo seguía un grupo de cinco lobos multicolores más pequeños con bases de cultivo en el tope del cuarto nivel, así como otro lobo en el quinto nivel. Sus feroces aullidos llenaron el aire.

Los ojos de Meng Hao brillaron, y sin dudar, levantó el espejo de cobre y lo enfocó hacia los lobos. Un chillido miserable salió de la boca de uno de los lobos y sangre brotaba de su pecho, como si hubiera sido apuñalado, los otros lobos parecían en estado de shock, retrocediendo inconscientemente.

Momentos más tarde, sin saber qué es exactamente lo que estaba ocurriendo, y lleno de conjeturas, apretó los dientes y se continuó avanzando, dos espadas voladoras aparecieron bajo sus pies, llevándolo más de treinta metros hacia delante en un instante, mucho más atrás aparecieron los dos cultivadores de quinto nivel, y al ver la manada de lobos demoníacos, desmejoraron sus expresiones. Incluso si habían perseguido a Meng Hao juntos, todavía tenían que estar precavidos unos de otros, esta zona estaba todavía en la jurisdicción de la Secta Apoyo, pero una vez fuera de las puertas de la secta, no sería una violación de las reglas el que uno matara a otro.

En medio de la persecución no habría sido nada del otro mundo, pero ahora enfrentaban una crisis, los dos lobos demoníacos de quinto nivel los miraban de forma amenazadora, eso por no mencionar el resto de los lobos demoníacos más pequeños, esto causo que los dos llegaran rápidamente a un plan. Inmediatamente, se separaron, uno corriendo a la izquierda y el otro a la derecha.

Se movieron rápidamente, pero los lobos demoníacos se movieron aún más rápido. Eran bestias demoníacas inteligentes y ya le tenían un miedo abrumador al espejo de cobre, así como a Meng Hao. En medio de sus rugidos furiosos, sin embargo, él había realizado su escape, luego de lo cual los dos Cultivadores de quinto nivel de Condensación de Qi invadieron su territorio.

Los cultivadores no tenían tiempo para considerar su furia, huyeron perseguidos por los aullantes lobos demoníacos. En pocos momentos habían huido lejos.

Meng Hao dejó escapar un suspiro, miró hacia la cima de la montaña, y luego de vuelta hacia los cultivadores que huían, sus ojos brillaron.

“Esas bestias demoníacas les causarán algunos problemas, y los mantendrán lejos rastro por un tiempo, pero la cuarta Doble-hora* ya casi está aquí, la señal de la píldora brillará otra vez, y entonces serán capaces de encontrarme.” Meng Hao volvió a mirar hacia la parte superior de la montaña, apretó los dientes y corrió hacia adelante.

[N.T. En la China y el Japón antiguos 1 día estaba dividido en 12 Doble-horas. Y para aquellos que no recuerden, la píldora emitía una luz cada Doble-hora]

Poco después de eso, un rayo de luz salió de su bolsa de contención, disparado hacia el cielo, incluso alguien a una gran distancia sería capaz de verlo con claridad.

Cada doble-hora, aparecería la señal, como lo había hecho ya un par de veces hoy. Esta era la cuarta vez.

Meng Hao procedió con cuidado, tratando de evitar el mayor número de bestias demoníacas que fuera posible, la mayoría de las que vio eran de quinto nivel de cultivo de Qi, así que por supuesto que les temía. Parecía que preferían moverse en grupos, y no solas, por lo que a pesar de que el espejo de cobre proporciona cierta protección, hizo todo lo posible para rodearlos, por lo tanto, su velocidad se redujo, y no podía correr.

El tiempo pasó lentamente, casi una hora. De repente, un masivo, furioso rugido resonó a lo largo de toda la montaña, Al mismo tiempo, Meng Hao emergió de la espesura del bosque, una expresión de preocupación en su rostro, persiguiéndolo había siete u ocho monos psíquicos demoníacos, estaban furiosos, y eran muy rápidos, perseguían a Meng Hao con furia desenfrenada.

Tres de ellos estaban en el quinto nivel de Condensación de Qi, lo cual hizo que Meng Hao se quejara por dentro, había tenido mucho cuidado hasta el momento, y no se había imaginado que mientras se habría camino con cuidado alrededor de la tropa de monos demoníacos, el espejo fuese a, por voluntad propia, atacarlos repentinamente, explotando a uno de los simios cuyo pelaje era tan largo que arrastraba por el suelo. Por supuesto, esto elevó la furia del resto de los simios demoníacos.

“Incluso si se trata de un simio demoníaco con súper largo pelaje, no significa que tenga que actuar de esta forma”, dijo Meng Hao con amargura, mirando al espejo de cobre en sus manos se dio cuenta de que aún no acababa de entender todos los misterios del espejo, ahora, sin embargo, no tenía tiempo para pensar en ello. Bajo corriendo de la montaña lejos de los simios demoníacos. Mirando hacia atrás, notó que los monos se acercaban a él, así que agitó el espejo de cobre, y otro resonó otro grito miserable, en ese preciso momento, Meng Hao vio que delante de él, en lo que era el punto medio en el camino hacia abajo o hacia la cima de la montaña, brillaba el aura de espadas voladoras.

Sus ojos brillaron y él corrió hacia adelante, en un instante estaba casi encima de un grupo de cuatro cultivadores del cuarto nivel de Condensación de Qi, uno de ellos era Shangguan Song y estaban luchando cuerpo a cuerpo con varios osos demoníacos. La sangre llenaba el aire, y parecía que tenían la ventaja, ya que los cadáveres de dos osos demoníacos yacían a sus pies.

“Meng Hao!” Ellos lo vieron casi tan pronto como el los vio a ellos, y sus ojos se llenaron de intención asesina, especialmente los de Shangguan Song.

Parecían estar agotados, su viaje por la montaña negra había estado plagada de batallas. Originalmente, eran una fuerza de diez hombres, pero la mayoría de ellos ya se habían dado por vencidos, los cuatro restantes habían controlado sus bases de cultivo con los dientes apretados y seguido la señal de la píldora hasta que se hallaron en esta valerosa lucha contra los osos demoníacos.

Cuando vieron a Meng Hao, sus ojos se pusieron rojos, e inconscientemente querían cambiar el blanco de los ataques de sus espadas voladoras

“Queridos hermanos, recibí sus órdenes de atraer la atención de esta tropa de simios demoníacos, ¡rápido, hagan su movimiento!” A medida que se acercaba Meng Hao, hizo caso omiso de las espadas voladoras y gritó sus palabras en voz alta para asegurarse de que los simios psíquicos que lo perseguían lo escucharan.

Tan pronto las palabras salieron de su boca, ensordecedores rugidos furiosos resonaron detrás de él, y los siete u ocho monos psíquicos emergieron de entre los árboles, sus ojos rojos brillando.

“¡¡¡Meng Hao, eres desvergonzado!!!”

“¡Maldita sea, eres demasiado despreciable!”

Las expresiones de los cuatro hombres se desmejoraron, y trataron de retroceder, maldiciendo a Meng Hao, pero la lucha con los osos demoníacos no lo permitiría. Meng Hao, que todavía estaba preocupado por toda la situación, ya los había pasado, y los simios demoníacos ojos rojos cargaron furiosamente hacia adelante.

Meng Hao miro hacia atrás, a los cuatro, una intención asesina apareció en sus ojos. Dio una palmada en su bolsa de contención y, algunas espadas voladoras salieron disparadas con un leve zumbido.

“¡Boom!”

La explosión retumbó, mientras las espadas voladoras explotaron, Meng Hao al instante envió dos serpientes de fuego tras ellos, y varios árboles cercanos, explotaron en pedazos. Tomando prestado parte del impulso de la  onda expansiva de la explosión, Meng Hao se tragó una bocanada de sangre y salió disparado.

Detrás de él, los cuatro cultivadores fueron impedidos por las explosiones, en cuanto a los simios demoníacos, habían perdido de vista a Meng Hao, pero los cultivadores estaban justo delante de ellos, así que atacaron al instante.

Sonaron gritos miserables, y Meng Hao continuó adelante sin mirar atrás.

“Este lugar no es tan malo… sólo es un poco peligroso” Meng Hao continuó corriendo, hasta estar seguro de que los simios demoníacos no lo estaban siguiendo, luego se detuvo, jadeante y Miró a su alrededor.

“No es fácil mantener posesión de una Píldora Espíritu Seco”, murmuró, miró su bolsa de Contención y dejó escapar un suspiro, sintiéndose un poco angustiado.

“Ya he perdido treinta y una espadas voladoras, y cada uno de ellas es básicamente una piedra espiritual, también he consumido varias píldoras medicinales, cada uno de las cuales también es equivalente a una piedra espiritual, y ni siquiera es la quinta doble-hora aun…” Meng Hao rió con amargura, sintiendo una presión en su corazón.

“Al final, si puedo consumir la píldora Espíritu Seco y hacer un gran avance en mi base de cultivo, ¡entonces todo valdrá la pena!” venas de sangre habían aparecido en sus ojos, era como un jugador que pretende ganar a cualquier precio, y había apostado todo.

“Si esos cuatro discípulos de cuarto nivel no mueren, definitivamente se agotarán, y dudo que estén dispuestos a continuar persiguiéndome; ahora lo único de lo que tengo que preocuparme es de los dos cultivadores de quinto nivel”, su expresión se volvió sombría. Sus oponentes tenían bases de cultivo más altas que la de él, y había dos de ellos. Sería difícil enfrentarse a ellos, y en lo que a él respectaba, no valía la pena para matarlos, el coste en Piedras espirituales sería demasiado grande.

Descansó un poco, mirando hacia arriba a la cima de la montaña, luego se apretó los dientes y empezó a correr. El quinto período de dos horas llegó rápidamente, y casi tan pronto como el rayo de luz se disparó hacia el cielo dese la píldora en la bolsa de contención, oyó las voces siniestras de sus dos oponentes llegar desde ambos lados.

“¡Meng Hao, no puede escapar!”

“Entrégame la píldora Espíritu Seco, puedo dejarte morir con tu cadáver intacto, de lo contrario te dejaré aquí para las bestias, y nada quedará de ti”

Incluso mientras sus voces resonaban en la distancia, los cuerpos de los dos cultivadores destellaron como arco iris mientras cargaban hacia Meng Hao. Los ojos de Meng Hao se llenaron de determinación y huyó hacia adelante, parecía ser que más adelante era el lugar de descanso de algunas bestias demoníacas.

Anterior     Indice     Siguiente



Si todavía encuentra errores gramaticales o tiene alguna sugerencia, esperamos sinceramente que se tome el tiempo en señalarlos, con el fin de arreglarlos tan pronto como sea posible, y así brindar una mejor experiencia de lectura. Contácto




Notas al final de capítulo 21.     (Glosario)

Inicio     Más novelas     Lo ultimo



Ryutranslate 2016

Anuncios

2 pensamientos en “ISSTH Libro 1. Capítulo 21: Meng Hao, ¡desvergonzado!

  1. Pingback: ISSTH Libro 1. Capítulo 22: Una Espada Clavada En La Piel de Una Pitón Demoníaca | Mundo Xianxia

  2. Pingback: ISSTH Libro 1. Capítulo 20: Entrando a la Montaña Negra | Mundo Xianxia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s